@emmagutierrezca

Campeón de la regularidad

Volver de las vacaciones se hace duro, más cuando lo haces un lunes  a las 6 de la mañana. Pero, siendo campeones, todo se ve un poquititito mejor.

Ayer los que estuvimos en Sanse lo pasamos pipa, como niños. El Tenerife jugó a lo que todos queríamos que jugase y ya somos campeones de grupo. El ascenso por la vía rápida es viable.

Vale, el rival no era un ‘fuerte’, no le complicó las cosas a los de Cervera, ni mucho menos. Bastaron 20 minutos para que nuestro killer canarión sentenciara.

La confianza y fe creo que es la base de este equipo, sin olvidar trabajo y talento. La segunda está más cerca. ¡¡¡Este año síí!!!

Les dejo mi crónica para @CDTenerife_rdj y a Miguel Concepción mandándose el bocadillito del descanso…con el dinero de las entradas que pretende sacar al abonado por el play off.

ALMA DE CAMPEÓN

A falta de dos jornadas para el final del campeonato, el grupo I de la Segunda División ya tiene campeón. A los de Cervera les valía el empate después de que Leganés y Ourense firmaran tablas en O Couto, pero finalmente fueron tres los goles que el San Sebastián recibió merecidamente.

Desde el primer momento los canarios salieron a por todas, tanto así, que en tan sólo 20 minutos el pichichi de la categoría ya había firmado dos tantos. Aridane sigue en racha y su equipo lo agradece. El SanSe, que ve peligrar su permanencia en la categoría, se veía abatido y al final del primer tiempo era un fantasma en el campo, a pesar de haber comenzado el encuentro metiendo miedo con una falta de Javi Vicente que no entró por un extraño rebote.

La grada era pura emoción; a la izquierda, los blanquiazules coreando el «Campeones, Campeones», a la derecha, una afición local que ponía más alma que su equipo fútbol.

La segunda parte comenzó animada gracias a las internadas de un Sergio Rodríguez que estrenaba titularidad, pero tardó poco en convertirse en un encuentro insulso.

Los de Madrid lo intentaban pero el Tenerife cerraba muy bien los espacios. Los balones que llegaban, era bien atajados por Aragoneses. A pesar de ello, los visitantes nunca tuvieron la sensación de poder perder el partido.

Los últimos minutos cambiaron la dinámica. El partido ya estaba  roto y abierto, era un ir y venir esperando el tanto de alguno. Pero la inercia de campeón se demostró una vez más. El Sanse atacaba más con el corazón que con la cabeza, y su suerte en el área contraria brillaba por su ausencia. Al Tenerife le valió con la entrada del canterano Ayoze. Su presencia en el verde, junto a la de Nico, hizo que  el equipo tomara aire fresco y tras fallar en una primera ocasión, el canterano no dejó pasar la segunda que tuvo para fulminar a Eladio ya en el 91′.

Un merecido campeón, un superior Tenerife que parece que esta vez las dudas se las dejó en casa. Con la imagen que el chicharrero quiere lejos del Heliodoro, el equipo celebró en el césped que han sido los mejores de la fase regular.

El primer objetivo blanquiazul ya está conseguido. Ahora viene la parte en la que los de Cervera tendrán que dejarse la piel por volver a la tan ansiada segunda división. Por lo pronto, la fe y confianza está intacta.

12.516 comments