@emmagutierrezca

Feliz año, ma.

“Hola, ma.
Aquí estamos, un diciembre más celebrando la llegada de un nuevo año sin tí. Y van 7. Parece que fue ayer cuando ‘discutíamos’ si pasarlo en casa de abuela o hacerlo de manera más íntima. Daba igual, ahora, hoy, lo que importa  es que los pasamos juntas.

Y es que, ¿qué te voy a contar? 2014 ha sido un año raro. La gente se sigue matando a uno y otro lado del mundo. Por dinero, por religión, de locos. Más cerca, en España, el dilema es otro. Tanto internet y tanta historia, como tú dirías, ha hecho que ahora todos sepamos que los de traje y corbata, esos que llevan años y años robando, hoy vayan a la cárcel. Hasta la infanta, por si no tuviera poco con que la mantengan todos los contribuyentes.

En este sentido, sigo sin contribuir. Da igual lo preparado que estés, las ganas que le pongas y lo responsable que seas en tu trabajo. Si tienes los estudios terminados, nadie te quiere. ¿Para qué un periodista titulado pudiendo dar una propinita -o nada- a un becario?. Por cierto, ya soy licenciada. La asignatura que se me atravesó, esa que no quería que terminara la carrera, me dejó en paz en el mes de enero. No debí dudarlo, tú me habrías dicho que podía. Tú estarías orgullosa de mí.

Volviendo a tierra, a la canaria, digo, aquí tampoco es muy esperanzador el panorama. Más de un 30% de la población, entre los que estoy yo y demasiados conocidos, no tiene un puesto de trabajo. Quizás por ello muchos de mis amigos están fuera. Hay una ministra que dice que son aventureros, pero, hazme caso que tu lo sabes, hay que ganarse el pan y aquí no nos está dando ni para el gofio.
Para colmo, los encorbatados y cía han decidido hacer unos agujeritos en medio del mar, allá por Lanzarote y Fuerteventura, enfrente de Marruecos. Dicen que hay petróleo, que hay que buscar y sacar porque traemos mucho de fuera. No se lo digas a nadie, yo creo que quieren enriquecerse a costa de un pueblo que vive del turismo y que, esperemos no pase, llorará mares como caiga una sola gota de oro negro a las cristalinas aguas de nuestra tierra.

Yo, por si acaso, prometo darme una escapada pronto a esas tierras y admirar su belleza. A tí, te juro que lo haré con la mejor de las compañías, alguien a quien encontré con los primeros días de verano de este año y que ha venido para quedarse. Seguro que te gustaría. A abuela, a Rosi, a Tata, hasta a papi; a todos les gusta.

No puedo comerme las uvas sin contarte qué pasa con nuestro Tenerife. ¿Sabes? Volvimos a ganar el derbi. Sí, nos la jugaron en Las Palmas y nos marcaron con el tiempo cumplido la temporada pasada, pero vinieron al Heliodoro y volvieron a irse con el rabo entre las patas. ¿Te acuerdas aquel gol de Marcos Márquez que nos puso furiosas en el bar porque igualaba al de Pablito, en el 96’? Fue algo así, pero el karma actuó. Se quedaron a las puertas del ascenso a finales de junio. Lo hubieras celebrado tanto como yo. Al fin y al cabo, si soy tan chicha es porque tú me lo inculcaste.

Mientras, aquí hicimos un temporadón gracias a un niño que ahora triunfa en la Premier. Se llama Ayoze Pérez e hizo que el Heliodoro pudiera soñar con algo más que la permanencia, pero, por alguna razón aún indescifrable, el globo se pinchó y la temporada acabó fea fea. Justo como comenzó esta, pero ya verás que remontamos. Y al menos escapamos.

Eso sí, si lo hacemos no será por el acierto en los fichajes. Al frente de los nuestros sigue Cervera, ahora con un rango un fisquito más alto. Algo así como secretario técnico; vamos, que manda en los fichajes. Lo que pasa es que el pobre hombre no ha dado una. Te cuento. Se trajo del todopoderoso Chelsea a un delantero que prometía. Además, fue el que dejó a la UD sin subir  jugando con el Córdoba en el 92’. ¿Prometía no? Pues no, no encajó. Ahora nos debatimos si dejarlo aquí hasta verano o prepararle las maletas y que no pruebe el roscón.

Con él vino un portero de la Liga griega. Ese también pintaba, pero no llegó ni a  ver las tablas de San Andrés. Alto, grande, un malote. Tan malote que, encima de no parar ni las que atajaría hasta su hija pequeña, salió de la isla de muy malas maneras. O no, porque el tema aún puede acabar en los tribunales. La casa de los líos, como siempre.


Lo del internacionalJuan Carlos García fue aún más penoso. Tan penoso, que vino del mundial de Rio  y ni ficha tuvo. Ver para creer. Y por último, un argentino. El Ruso, que su relación con el míster y sus declaraciones a los medios locales le mandaron a ver el fútbol desde bien lejos.


Al menos él pudo comentar. Otras seguimos con el sueño de escribir de lo que nos gusta en un sitio donde se nos lea. Para eso seguimos trabajando, por eso volvió BlaBlaWrite. Por eso y porque juntar letras es mi pasión, y nadie mejor que tú lo sabe. Si no me ‘dejan’ hacerlo, tocará hacerlo solita- Porque hay algo que siempre me dejaste muy claro; mejor pedir perdón que pedir permiso.


Donde quiera que estés, donde quiera que me sientas, TE QUIERO. Feliz 2015”

12.882 comments