@emmagutierrezca

Las dudas se despejan con goles

El Tenerife volvió a ganar en la tarde de ayer tras llevar casi cuatro meses sin hacerlo fuera de casa. Más allá de la intensidad y el nerviosismo vivido durante todo el partido, cabe destacar la vuelta de Aridane.
Lo hizo con fuerza el canarión, marcando dos goles decisivos ante la increíble falta de puntería del cuadro de Cervera y el incesable acierto de Segura, portero del Caudal. Le sirvieron esos tantos  para dar vistosidad a ese trabajo gris, que muchas veces no se ve, pero que los que saben de esto venían destacando durante esas siete jornadas en las que el nueve blanquiazul no había conseguido batir a los guardametas rivales.
Y es que parecía que la victoria, una vez más, no iba a llegar. Un tempranero gol del equipo local (min 12) y una muy triste primera parte hacían pensar que los tres puntos no se vendrían para la isla. Desde la el sofá y con la televisión encendida, todo apuntaba que la peor versión de este Tenerife sería la que disfrutaríamos esa tarde.
Por suerte, un Lorazo pondría en tablas el marcador, solamente seis minutos después de que comenzara la segunda parte, cambiando el devenir del encuentro. Las ocasiones incesantes para los de Álvaro Cervera  y la brillante actuación del portero local fueron la tónica desde ese momento.  Sería así en el 68’ cuando en un ejercicio de fe e insistencia, el Tenerife se pondría adelante con el primer tanto de Aridane. Pero a 4 minutos del final, un infantil penalti cometido por el revolucionario Suso, que había entrado sustituyendo a Guillem en el 62’, provocó que Prosi anotara el empate para los asturianos.
Mientras, cuando desde casa nos lamentábamos por las ocasiones desaprovechadas, el Tenerife no cesó en la carga. El arreón de los chicharreros culminó con lo que en las Islas llamaríamos un “zurriagazo” del que estaba perdido, de aquel al que llevábamos jornadas criticando. Aridane se coronó en Mieres y los tres puntos se vinieron a disfrutar del Carnaval. Gracias, en gran medida, al acierto de Aragoneses despejando un último ataque del Caudal a segundos de que se finalizase el encuentro.
Igual no fue uno de esos partidos que encandila a la afición, de los que se disfrutan con la tranquilidad de que los puntos no se van a ir. Pero son de los que hacen falta, de los que dicen quién es el líder, quién manda en el grupo 1 de la Segunda División B. Esperemos que sólo por lo que queda de temporada.
Para el domingo, se repite la táctica de la mañana de Reyes. Ante lo que se prevé una menor entrada por las resacas carnavaleras, el club ha puesto todas las entradas a mitad de precio. Así, desde 5 euros se podrá presenciar el Tenerife- Leganés desde las 12 de la mañana, entre el jolgorio del Carnaval de Día.
Para la foto hoy me “apropio” de ésta de los compañeros de Instinto Blanquiazul. Por dos razones: el protagonismo del canarión, y el día que se hoy celebramos. Ayer el Tenerife jugó con el que fue regalo estrella estas navidades, la camisa rosa de apoyo en la lucha contra el cáncer. El motivo, este lunes 4 de febrero se conmemora el día mundial contra el cáncer.

12.564 comments