@emmagutierrezca

Mi cajón desastre (futbolísticamente hablando)

Acercarse al fin de temporada es muy interesante. Para los que nos gusta esto del fútbol, empiezan las emociones fuertes, los momentos esos en los que un segundo puede decidir un partido, en los que nos enfadamos por encajar un tanto a pesar de ganar el partido  y en los que celebramos las victorias rebosando alegría. Algunos, hasta se contentan (o nos contentamos) con empates.
Será por eso por lo que el mundo de los futboleros está tan agitado estos días. Hablando de las islas, o yéndonos hacia Europa. Partiendo de un Real Madrid 3- 0 Galatasaray y llegando a un Málaga 0- 0 Dormunt pasamos por un PSG 2- 2 Barça. Polémicas arbitrales incluidas, la Champions viene fuerte y nadie se la quiere perder. Eso sí, para fuerte, el Bayern. Decisivo ante la Juve con un contundente 2-0, tiene todas las papeletas para plantarse en la final del 25 de mayo en Londres.
Pero, si queremos emoción, ¿para qué irnos tan lejos? Las Palmas lucha en los despachos los tres puntos que perdieron en el campo con el Guadalajara. Los canariones piden que el partido no se considere válido porque tres de los jugadores visitantes han jugado más de diez partidos esta temporada con ficha amateur. 25.000 pios pios en el Estadio de Gran Canaria y resulta que la visita no venía del todo legal… Ojo, que, si les sale bien, siguen firmes en su lucha por salir de la categoría de plata. En Guadalajara están tranquilos; dicen haber entregado a la RFEF la documentación necesaria y piden tranquilidad al socio. Veremos cómo acaba el culebrón…
Aunque, pa’ culebrón, el del Tenerife con la prensa de la isla. Después de las clases de ética periodista que el señor Concepción se encargó de impartir hace algunas semanas, ahora parece que la cruzada viene desde otros frentes. Resulta que, por decisión “técnica”, ni entrenador, ni director deportivo, segundo entrenador y blablablano atenderán a los medios. Salvo ruedas de prensa, el aficionado no tendrá oportunidad de escuchar las opiniones de Álvaro Cervera o Quique Medina por una razón muy simple: porque la entidad siente que se le trata mal.
Se equivoca, una vez más, el Tenerife con su decisión. A nadie más que a los medios de esta isla le interesa que la entidad blanquiazul esté en lo más alto. Puestos de trabajo, seguimiento, compra de ejemplares… ¿De verdad el Tenerife siente que la prensa va en su contra?
Otra cosa es que gusten o no las opiniones. Señores, los periodistas estamos para informar, sí, pero tenemos el mismo derecho que cualquiera a pensar acertada o no una alineación o un planteamiento.
Y no podía acabar este cajón desastre sin hacer mención a Juanito, estrella blanquiazul a principio de los 70 que fallecía la pasada madrugada. Los más jóvenes no le vimos, pero de los viejos tenemos referencias. ¡Descanse en Paz!


12.506 comments