@emmagutierrezca

Quejas y lamentos

Hoy se acaba 2016 y todos nos despedimos de él, diciendo adiós a un año que, como todos, ha sido bueno para unos y no tan positivo para otros. Hoy, incluso aquellos que han tenido sus destellos de luz, dicen adiós a 2016 entre quejas y lamentos, pidiendo más prosperidad y mayores sonrisas.

Y es que, independientemente de los buenos ratos que hayamos tenido, hoy nos acordamos de los que no están, de aquella enfermedad que nos impidió ir a aquel anhelado evento o de las veces que, desgraciadamente, hemos tenido que cambiar de trabajo en los últimos 366 días.

Somos quejicas por naturaleza. Cambiarlo, es mi mayor propósito. Para comenzar, miraré hacia atrás, y a 2016 lo felicitaré no por las veces que me quedé sin ver a mis amigos, sino por cómo lo disfruté cuando encontramos un ratito para quedar, por permitirme reencuentros que llevaba años esperando.

No le criticaré que haya sido duro con la salud, la mía y la de los que más quiero. A cambio, le daré las gracias por enseñarme a valorar cada vez más un poquito más a aquellos que me rodean, siendo consciente de que, a día de hoy, sigo pudiéndolos disfrutar. Diles lo que piensas, no los cambies por horas vacías ante el Candy Crush o la pantalla de la tele.

Podría darle palos por todos lados, pidiéndole mayor estabilidad económica, culpándole de que la hucha de los caprichos no esté tan llena como anhelábamos, pero no lo haré; un plato de comida y s0nrisas para brindar, no nos han faltado en esta casa. Ojalá el mundo entero pudiera decir lo mismo.

DCIM112GOPROG9634120.
Jardines de Luxemburgo – Paris Diciembre de 2016

Mi (nuestros) yo de 2016, lamentarían haber viajado tan poquito este año. Yo, la loca del pasaporte, la que no se ha bajado de un avión y ya está creando su nuevo viaje, he estado bastante estática en lo que va de año. ¡Quejas y lamentos hasta el infinito!. Pero te felicito, querido 2016. Viajar a muchos países más hubiera sido perfecto, pero quedándome en casita, he disfrutado de visitas, rincones de mi tierra y momentos impagables con familia y amigos.

Obviamente, hoy será el día por excelencia de los lamentos políticos. Tras un año sin gobierno – o con un gobierno de aquella manera-, ya es hora de que sepamos lo importante que es preocuparnos por nuestro entorno, por quienes nos mandan. Porque, mas allá de bromas  y memes, hay un primo que no ha recibido beca al estar parado su proceso, y familias a las que no se le asigna una vital ayuda porque nadie ordenaba dárselas.

Siendo del Tenerife, tengo mil y un motivos que reprocharle al año pasado. Pero, ¿me va a dar eso una mejor temporada?. También en el fútbol, unas veces se gana y otras
se aprende.

Gracias

Sí, te doy las gracias. Porque, si bien no has sido perfecto, nos has hecho aprender. Nos hiciste aprender que la vida es cosa de ilusión y ganas, y que aunque la suerte juega un gran papel, tenemos que salir a buscarla. Pocas veces nos toca en la puerta de casa regalándonos su dicha. Sal, búscala, y sin escachar a nadie, peléate con el mundo para que se ponga de tu lado.

Nos recordaste, por desgracia, que el mundo está en guerra y que no nos lo quie
ren contar. Que miles de niños y ancianos mueren cada día en países que están, parece, a galaxias de nosotros. Pero no; están menos lejos que esa escapada a Cancún que decidiste hacer para celebrar el ecuador de carrera. Cerremos los ojos, pensemos en ellos y hagamos lo que esté en nuestra mano para ayudarlos.

El odio, los extremismos y las malas prácticas de radicales y gobernantes son los responsables de la sangre derramada en los últimos meses. No culpemos a un año que, como cualquier otro, ha venido a cumplir su función de hacernos más viejos.

Y por ellos, por esos que hoy no se pueden hacer más viejos con nosotros, sonrío al 2017. Por ti, ma, que no estás, pero se que anhelas que siga vibrando con cada paso que doy en la vida. Porque al final, todo10259715_10152782798618986_4049385779263287166_n es cuestión
de eso, de vibrar de emoción.

A los que se han ido los recordaremos con amor y pasión, y a los que están apunto de llegar,
les daremos la calurosa bienvenida que merecen.

2017, llévate las quejas y lamentos. Nuestro propósito es desterrarlas para siempre, combatirlas con lucha, echarlas con sobredosis de ilusión.

12.541 comments