@emmagutierrezca

Vuelve ¿o nunca se fue? el deporte.

Con un ratito libre, después de muuuucho tiempo, vuelvo a la carga por este pequeño espacio. Como no podía ser de otra manera, con alegrías y penas del deporte.
Pero, como ‘todavía’ estamos en agosto, hay hueco para, además del fútbol, otras disciplinas como la natación o el atletismo.
Aunque el primer reconocimiento es para esta fantáaaaastica Federación que tenemos en España, ese país donde, a las 10 de la noche de un miércoles (11 en la península), andamos los espectadores pendientes de una Supercopa. Un Atlético- Barça que, si bien podría ser un partidazo, quedará en la memoria como un choque disputado cuando los niños casi duermen y los mayores se acordarán de él al ir mañana con las sábanas pegadas a trabajar.

Una competición que, al sortear la Copa del Rey, hace a ‘modestos’ como el Granadilla viajar hasta el sur de Madrid, un miércoles, para enfrentarse al Leganés, y a un Tenerife volar, por cuarto año consecutivo, para disputar una ronda que en los últimos años ha demostrado que ni le va ni le viene.
Por seguir dando palos, y no perder la costumbre, también ‘se la lleva’ la Liga de Tebas, una competición  hiperexigente que ‘se carga’ a los cumplidores y permite que los grandes sigan ahí. En la que la Televisión pasa por encima del aficionado, y los intereses de cuatro, atropellan a quien se le ponga delante.
Algunos de esos grandes, de los que a día de hoy tienen en mente pagar 100 millones de euros -me cuesta hasta decirlo sin que me tiemble la voz- por un jugador, ya saben que esta competición, es solamente asunto suyo, siendo los demás meros espectadores de un circo que  parece nunca va a acabar su gira.
Aunque hay excepciones, y una de ellas la pudimos ver anoche. La Real Sociedad aprovechó su «Erasmus en Europa» (le robo esta expresión a uno de mis compañeros de www.ritmodejuego.com ) para demostrar que ahí y está, y lo hizo con dos golazos, con dos increíbles golazos.

Respecto a lo que aquí nos cae, ¿qué contar?. Tras una pretemporada incontestable, el Tenerife ha perdido sus primeros tres puntos en Santo Domingo, la casa del Alcorcón. Lo hizo, además, de una manera rácana, sin buscar en ningún momento la portería contraria, aunque bien es cierto que los madrileños tampoco vieron mucho a Aragoneses.
Debate arbitral aparte, los tres puntos no han venido en el vuelo de vuelta y puede que esta insulsa derrota sirva, al menos, como llamada de atención. Con calma, sin coger la metralleta y empezar a atacar a todos los que rodean al entorno blanquiazul. Paciencia, que, al menos, podemos escudarnos en que aún queda tiempo. 

Y saliéndome un poco de tono, como prometí, aprovecharé este espacio para hacer un reconocimiento especial a dos canarios: Michelle Alonso  (medalla de oro) e Israel Oliver (dos oros, una plata y un bronce) , quienes  han traído, nuevamente,  el éxito del mundial de natación adaptada, celebrado en Canadá durante la pasada semana.

A pesar de este brillo en medio de tantas sombras, para cerrar me quedo con otra noticia triste: la paupérrima asistencia a los mundiales de atletismo celebrados en Moscú, por no hablar de mi opinión sobre el apoyo de Isinbayeva al gobierno ruso en su ‘erradicación’ de los gays por las calles.
Mundiales en los que, por cierto, Pestano se volvió a quedar a las puertas de hacer algo más grande que llegar a una final.

Como se me han quedado atrás muuuuchas cosas que quiero contarles, prometo volver pronto 🙂
¡A disfrutar de lo que queda de vacaciones, quien las tenga!

P.D: Alguien, que se que me lee, me pidió un huequito para contar algo en mi BlaBlaWrite… ¡lo estoy esperando!

12.661 comments